GUÍA PARA ESTUDIO DE EVANGELIO – ¿CÓMO SE REVELA JESÚS RESUCITADO EN LA FE DE LOS JÓVENES DE HOY?

PROPUESTA DEL EQUIPO DE TLALNEPANTLA – CIUDAD DE MÉXICO
Semana del 5 al 11 de mayo de 2014

¿CÓMO SE REVELA JESÚS RESUCITADO
EN LA FE DE LOS JÓVENES DE HOY?

Circle-Tlalne-1

P. Manuel Zubillaga.

 

1.    A partir de la Vida Apostólica, preguntar al Evangelio

 “La Peregrinación de la Confianza” en la Ciudad de México. Una expresión de la fe de los jóvenes.

Desde el 1º hasta el 4 de mayo de la semana pasada, se realizó en la Plaza Mariana, anexos de la Basílica de Guadalupe, la llamada Peregrinación de la Confianza animada por la Comunidad de Taizé que ha tenido esta misma iniciativa en varias ciudades del mundo desde hace varios años; las más recientes tuvieron lugar en Europa: Berlín (2011), Roma (2012), Estrasburgo (2013). En Asia: Calcuta (2006), Manila (2010), Vasai (2013). En África: Nairobi (2008), Kigali (2012). En América Latina se han celebrado encuentros en varias ciudades de Brasil, en Cochabamba (2007) y en Santiago de Chile (2010).

En 1970, cuando era estudiante en Roma, conocí Taizé (http://www.taize.fr/es ) y fue definitivamente una experiencia fuerte, de las que me han marcado más en la vida. Jóvenes de muchas partes del mundo, de diferentes confesiones cristianas y hasta agnósticos, compartiendo juntos en fraternidad un espacio de oración muy singular, un espacio de búsqueda y de cuestionamientos. En dos ocasiones más, estando en Limonest, en reuniones del Prado, he estado en Taizé para orar con los jóvenes –es esas dos últimas veces siendo yo no precisamente joven, como en la primera experiencia-.

Desde hace un año, en el 2013, se anunció que se realizaría en la Ciudad de México una “Peregrinación de la Confianza”. Se le llama así porque los jóvenes vienen desde diversos puntos de la ciudad sede, ordinariamente desde sus parroquias, otros se desplazan desde otras ciudades del interior del país y otros más viajan desde sus países de origen. En un mundo de desconfianzas y en una cultura de incertidumbres, la fuente de la confianza es Jesús. De ahí el nombre.

En esta ocasión pude servir, apoyar en lo que pude –preparativos del encuentro- a los hermanos de Taizé que estuvieron en la Ciudad de México desde fines de enero de este año.

Durante el encuentro estuve como confesor de jóvenes dos días y pude estar presente en las asambleas de oración al caer la tarde. Se convocaron unos 2000 jóvenes, como la mitad de Ciudad de México, unos quinientos del interior de la República y unos quinientos más de países de América Latina y de Estados Unidos.

Jóvenes poniendo su frente sobre la cruz tendida; jóvenes orando con el corazón; jóvenes compartiendo los alimentos y conviviendo con familias sencillas y pobres; jóvenes con el corazón en la mano en el momento de confesarse… la experiencia fue, una vez más, fuerte para mi fe, cuestionadora para mi vida de sacerdote y para la pastoral misionera.

Le quiero preguntar al Evangelio –dos días después de estar en medio de los jóvenes- ¿quién es Jesús para ellos, que es capaz de seducirlos a pesar de tantos pesares? ¿cómo se me muestra Jesús Resucitado en el rostro y en la fe de estos jóvenes? ¿a qué nueva conversión me llama?

 

2.    Leo el Evangelio del Domingo 3º de Pascua…

Lucas 24, 13-34

“Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén.

En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido.  Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos.

Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran.

El les dijo: «¿Qué comentaban por el camino?». Ellos se detuvieron, con el semblante triste, y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: «¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!».

«¿Qué cosa?», les preguntó. Ellos respondieron: «Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fuea un profeta poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo, y cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron.

Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto ya van tres días que sucedieron estas cosas.

Es verdad que algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de madrugada al sepulcro y al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les había aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo.

Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron».

Jesús les dijo: «¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No será necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?» Y comenzando por Moisés y continuando en todas las Escrituras lo que se refería a él.

Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante. Pero ellos le insistieron: «Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba». El entró y se quedó con ellos.

Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio. Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista.

Y se decían: «¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?».

En ese mismo momento, se levantaron y pusieron  en camino a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos,  y estos les dijeron: «Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!».

 

Conocer a Jesús ( a partir de palabras subrayadas en el texto evangélico)

En el camino: Jesús hoy encuentra a los jóvenes en su camino, no en los caminos eclesiásticos trillados…

Jesús se acercó: Jesús… ayúdame y danos la audacia e imaginación para acercarnos a los jóvenes en donde se encuentran.

algo impedía: Jesús veo muchos impedimentos en mí y en la Iglesia para que los jóvenes te reconozcan; sólo confío en tu gracia.

todas las Escrituras:  Jesús te veo en las Escrituras, pero sobre todo te reconozco en que tú puedes abrir los corazones para que tu Evangelio los toque; te doy gracias porque el viernes y el sábado pasados pude leer las Escrituras junto contigo y los jóvenes.

los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron: Jesús veo los ojos de los jóvenes que te miran… ¡qué enorme esperanza!

desaparecido: Jesús sé bien que tú no te impones a los jóvenes; que no les moralizas… gracias por enseñarme la pedagogía de “tocar el corazón” y retirarte con discreción.

¿No ardía acaso nuestro corazón?: Jesús, gracias, mi corazón arde…

se levantaron y pusieron  en camino a Jerusalén: Hoy Señor me quiero “levantar” de mis derrotismos y salir a alcanzar a los jóvenes: los seminaristas; los jóvenes del coro que animo; los jóvenes que veo en las calles cercanas a la Capilla; los jóvenes sacerdotes…

 

Amar a Jesús… (me postro hoy con los jóvenes y poso mi frente en la cruz

 

Seguir a Jesús…

En las iniciativas de salir, de tomar iniciativas misioneras en la ciudad para evangelizar a los jóvenes.

 

3.    En la Escuela del Padre Chevrier

Carta 52 (49)

“Deseo, y se lo pido a Dios todos los días, que llene a los sacerdotes del espíritu de Jesucristo y que nos parezcamos cada vez más a Jesús, nuestro Divino Modelo, el gran modelo de los sacerdotes. Oh, si nos pareciéramos a Jesucristo nuestro Salvador, ¡cuánto bien, cuántas buenas obras se harían en la Iglesia de Dios!

Convirtámonos, mi buen hermano, ayúdeme a convertirme y pidamos juntos llegar a ser dignos representantes de Jesucristo en la tierra y dispensadores de sus gracias.

El sacerdote es otro Jesucristo, esto es verdaderamente hermoso. Pida usted para que lo llegue a ser de verdad. Me siento tan alejado de este hermoso modelo que, a veces, me desanimo, tan lejos de su pobreza, tan lejos de su muerte, tan lejos de su caridad. Pida y pidamos juntos para que nos vayamos configurando con nuestro bello Modelo.

En cuanto a la obra de que me habla, haga usted lo que Nuestro Señor le inspire, pero déjese guiar por las circunstancias, más que por usted mismo. Dejemos actuar a Dios, he descubierto que, cuando actuamos por nosotros mismos, al final hay que deshacerlo todo, y que cuando las cosas las hace Dios, todo sale bien. Así́, pues, si puedo darle un consejo, emprenda su obra con la mayor humildad; el pesebre, ése es el comienzo de toda obra de Dios, las cosas exteriores significan poco, haga usted todo lo que se refiera a la salvación de los demás, a la gloria de Dios sobre todo; no les dé usted otro reglamento que el de amar al prójimo y sufrir, la primera regla es la caridad. Comience con poca gente, una sola persona que posea el espíritu de Dios vale más que cien que no hacen más que poner trabas”.

4.    Oración

 

“Dios de paz,

aunque seamos frágiles,

querríamos seguirte

por el camino que nos conduce

a amar como Tú amas”.

Hermano Roger de Taizé

 

  

Equipos de Trabajo

HERMOSILLO
Julio de 2014
CIUDAD JUÁREZ
Agosto 2014
Enero de 2014
***CHIHUAHUA***
SEPTIEMBRE 2014
Diciembre de 2013
TORREÓN
Febrero de 2014
GUADALAJARA
Mayo - Junio de 2014
TULA
Marzo de 2014
TLALNEPANTLA
Abril - Mayo de 2014

 

CIUDAD DE MÉXICO
Abril - Mayo de 2014