GUÍA PARA ESTUDIO DE EVANGELIO – ¿Quién es y cómo se revela Jesús en el Ministerio de Francisco, el Papa, quien no deja de hablarnos de los pobres y acercarse a ellos?

PROPUESTA DEL EQUIPO DE TLALNEPANTLA – CIUDAD DE MÉXICO
Semana del 19 al 26 de mayo de 2014

¿QUIÉN ES Y CÓMO SE REVELA JESÚS EN EL MINISTERIO DE FRANCISCO, EL PAPA, QUIEN NO DEJA DE HABLARNOS DE LOS POBRES Y ACERCARSE A ELLOS?

Circle-EE-May19-2014

Desde la Casa del Prado Mexicano
en Ciudad de México

 

1.  A partir del Ministerio del Papa Francisco

Debo de confesar que las palabras del libro del Apocalipsis a la Iglesia de Éfeso resuenan en mi interior cuando me cuestiono sobre mi vida al servicio de los pobres:   

«El que tiene en su mano derecha las siete estrellas y camina en medio de los siete candelabros de oro, afirma:«Conozco tus obras, tus trabajos y tu constancia. Sé que no puedes tolerar a los perversos: has puesto a prueba a quienes usurpan el título de apóstoles, y comprobaste que son mentirosos. Sé que tienes constancia y que has sufrido mucho por mi Nombre sin desfallecer. Pero debo reprocharte que hayas dejado enfriar el amor que tenías al comienzo” (Ap 1,1-4).

Desde mi ingreso al Seminario, allá por el año 1965, la pasión de dar a conocer a Jesucristo a los pobres alimentó mi vocación sacerdotal. Después, hubo años de tentaciones ideológicas cuando cursé la teología, pero al final, debo reconocer que el Espíritu me alentó desde mi ordenación a acercarme a los pobres desde las capellanías y desde mi servicio al Seminario, entre 1972 y 1978.

Como párroco el Espíritu me impulsó a ir a los jóvenes en situaciones de calle, de drogadicción y desde 1982 hasta 1994 estuve cerca de muchas situaciones de sufrimiento social.

Desde 1994 hasta 2012 serví a la Caritas de mi arquidiócesis en medio de alientos y desalientos, de combates para sostenerme contra las asechanzas del orgullo y la vanidad, pero al mismo tiempo agradeciendo incesantemente al Padre de los Pobres, el Espíritu de Jesús, todo lo que él alienta a pesar de nuestras limitaciones personales, eclesiales, estructurales.

Desde la llegada al papado de Francisco he experimentado un aire muy fresco que me ha cuestionado y al mismo tiempo llenado de esperanza. Creo que estoy llamado a más, a renovar mi ministerio sacerdotal en la esperanza de servir a los pobres más de cerca de Jesús, de su estilo, de su fidelidad al proyecto del Padre.

De las tantas noticias de las palabras y gestos de Francisco, me detengo y medito seriamente algunas frases de su visita a Lampedusa (isla cercana a Sicilia, política y administrativamente pertenece a Italia, pero geográficamente pertenece a África puesto que el lecho marino entre ambos no excede los 120 metros de profundidad; la isla es uno de los principales puntos de entrada para los inmigrantes indocumentados que buscan ingresar al espacio Schengen de la Unión Europea desde África, el Medio Oriente y Asia).

 

Frases del Papa Francisco en Lampedusa

“Estamos desorientados… Hemos dejado de prestar atención al mundo en el que vivimos… No somos capaces de cuidar unos de otros

“La cultura del bienestar, que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros”.

Vivimos en pompas de jabón, que lleva a la indiferencia  respecto a los otros” “Hemos caído en la globalización de la Indiferencia

“Somos una sociedad que ha olvidado la experiencia de llorar, de “ sufrir con”

“Herodes sembró muerte para defender su propio bienestar, su propia pompa de jabón. Y esto se sigue repitiendo

“Nos lavamos las manos” “pero tenemos que pedir perdón

“Te pedimos, Padre, perdón por quien se ha acomodado y se ha cerrado en su propio bienestar…Que anestesia el corazón

  • ¿Cuál es hoy mi desorientación principal que me hace indiferente al sufrimiento de los pobres?
  • ¿Cómo me dejo instalar en la cultura del bienestar?
  • ¿Identifico las  “pompas de jabón” en donde me he encerrado?
  • ¿De qué en concreto debo de pedir perdón respecto de mi fidelidad a los pobres?

 

2.  Leo  sólo tres breves textos citados por el Papa en Evangelii Gaudium y complemento mi Estudio de Evangelio con una cita más del Apocalipsis:

“Solamente nos recomendaron que nos acordáramos de los pobres”.

 (Gál 2, 10)

“Redime tus pecados con la justicia y tus faltas con la misericordia hacia los pobres; tal vez así tu prosperidad será duradera».

(Dan 4,24)

“Sobre todo, ámense profundamente los unos a los otros, porque el amor cubre todos los pecados”.

(1 Pe 4,8)

“Al ver esto, caí a sus pies, como muerto, pero él, tocándome con su mano derecha, me dijo: «No temas: yo soy el Primero y el Ultimo, el Viviente”.

(Ap 1, 17)

 

  • ¿Para qué complicar lo que es tan simple?  ¿Por qué lo complico?
  • ¿Cómo se me revela Jesús en el ministerio de Francisco cercano en palabras y gestos a los pobres?
  • ¿Qué le pediría Francisco al Prado Mexicano? ¿Habremos dejado enfriar el amor primero?
  • ¿Los pobres –con Cristo- son el primero y el último –los vivientes- de nuestra vocación?

 

3.  En la Escuela del Padre Chevrier

De las Constituciones de la Asociación de los Sacerdotes del Prado:

“El Espíritu del Padre que guió la vida y la misión de Jesús nos modela según su condición de esclavo y nos impulsa a seguir a Cristo, el cual, por su Encarnación se unió a determinadas condiciones sociales y culturales de los hombres con quienes convivió. Estamos seguros de que, mediante esta comunión en la manera de actuar del Verbo, que se hizo pobre para que nosotros, con su pobreza, nos hagamos ricos, nos hacemos más capaces de anunciar el Evangelio a todos los hombres, ricos y pobres, sabios e ignorantes, buenos o malos.

Esta gracia que recibimos llenos de alegría, nos compromete en primer lugar a ir con Cristo al pesebre para allí hacernos pobres. Es el primer ejemplo que Jesucristo nos da al entrar al mundo.

Con el Niño de Belén que ha revelado a todo hombre su inalienable dignidad, somos enviados, como Iglesia, preferentemente a los abandonados de la sociedad para abrazar amorosamente sus condiciones de vida: así podrán reconocer, a través de nuestro ministerio apostólico, la presencia de Cristo vivo y su grandeza de hijos de Dios. “Iré en medio de ellos y viviré su propia vida; esos niños verán más de cerca lo que es el sacerdote, y les daré la fe”. (No. 10).

 

4.    Oración

 ¡Oh pobreza! Antoine Chevrier

 

Oh pobreza, ¡que bella eres!


Jesucristo, mi Maestro, te ha encontrado tan bella 
que,

al bajar del cielo, te ha tomado por esposa,


ha hecho de ti la compañera de su vida


y ha querido morir contigo en la cruz.

 



Dame, oh Maestro, esta bella pobreza.


Que yo la busque con solicitud,


que yo la tome con alegría,
que yo la abrace con amor,


para hacerla compañera de toda mi vida,


y morir con ella sobre un trozo de madera,


¡como Tú, mi Maestro!

 

 

  

Equipos de Trabajo

HERMOSILLO
Julio de 2014
CIUDAD JUÁREZ
Agosto 2014
Enero de 2014
***CHIHUAHUA***
SEPTIEMBRE 2014
Diciembre de 2013
TORREÓN
Febrero de 2014
GUADALAJARA
Mayo - Junio de 2014
TULA
Marzo de 2014
TLALNEPANTLA
Abril - Mayo de 2014

 

CIUDAD DE MÉXICO
Abril - Mayo de 2014