GUÍA DE ESTUDIO DE EVANGELIO – Siguiendo día a día el Leccionario

PROPUESTA DEL EQUIPO DE HERMOSILLO

SIGUIENDO DÍA A DÍA EL LECCIONARIO

Circle-Antonio-Armando
P. Armando Armenta                       P. Antonio García

Semana del 1º  al 6 de julio de 2014

 

Julio 1 de 2014
MT. 8, 23 -25
En la llamada al seguimiento los discípulos habían dado su adhesión a Jesús y al proyecto del reino. Pero ya en la barca, en el peregrinar tras el señor, viene la tempestad, símbolo de los conflictos que trae el nuevo estilo de vida centrado en el reino de la fraternidad y la justicia. En medio de las tretas del mal espíritu, llega el miedo a despegarse del ego, de intereses, de la instalación y seguridad, la simulación, a la componenda con sistemas que dañan la dignidad humana y la vida comunitaria

Los discípulos creen que se hunden en  medo de los conflictos y van a pedir ayuda a jesús, el cual dormía en la paz que da dios, como señor de la historia; aquellos flaquearon en su fe y confianza. Jesús,  que desde su adhesión confiada al padre venció las tentaciones del poder y del tener para abrazar la misión de liberación y salvación, reprende a los discípulos.

Jesús amonesta para denunciarles su miedo por la falta de fe y cobardía. en ocasiones así amonesta a la iglesia y a cada uno en nuestro proceso de seguimiento, para llamar a la conversión a nuestro corazón, para dejarnos llevar por el espíritu aún en medio de las pruebas y crecer en disponibilidad para la misión de compartir la buena nueva del amos en la que colaboramos.

El relato señala que calmó la tempestad después de levantarse en una referencia la resurrección, mostrando el poder amoroso que libera la vida de toda opresión, especialmente la vida amenazada de las víctimas y de los pobres.

Pidamos  al señor que a todos y a cada uno nos llene el Señor de confianza y ánimo en nuestro seguimiento;  que el Espíritu nos fortalezca y conduzca nuestros corazones en la docilidad a la misión en medio de los pobres; que aprendamos de  éstos la resistencia evangélica para esperar contra toda esperanza y amar desde el señor Jesús.

Que san pablo interceda  por la iglesia entera para crecer en la experiencia que él tuvo: “¿Quién nos apartará del amor de Cristo? ¿Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, espada? En todas esas circunstancias salimos más que vencedores gracias al que nos amó” (Rom 8, 35)

  

2 de Julio
Mt 8, 28 – 34
Jesús camina con los discípulos de orilla en orilla, en los territorios y gentes que no pertenecen Israel. Es el misionero y peregrino que lleva la buena nueva del reino y con ello forma a sus discípulos.

Allí se encuentra con los endemoniados.  La mentalidad  del tiempo interpretaba la enfermedad como posesión diabólica. Esas personas eran consideradas peligrosas y se les condenaba a  exclusión y se les apartaba de la vida comunitaria.

En este caso demonios reconocen a Jesús como Hijo de Dios. Jesús muestra su poder venciéndolos, expulsándolos y enviándolos al espacio del mal, representado en los cerdos y el lago.  Con ese gesto muestra que él hace presente el reino de Dios que libera de las fuerzas del mal que oprime al mundo. Los pastores y la gente reconocen el poder divino de Jesús, provocando en ellos admiración y miedo.

El relato nos invita a contemplar a Jesús como el salvador y liberador del mundo; el hijo de dios vivo que nos da su espíritu resucitado para ser testigos de su acción en la historia  y para colaborar  con él que hace presente el  reino, especialmente como presencia amorosa y solidaria con los pobres, enfermos y pecadores.

Pidamos al señor que seamos dóciles a las inspiraciones del Espíritu para que nos haga una Iglesia que, como señala el papa francisco, “procura siempre comunicar mejor la verdad del evangelio en un contexto determinado, sin renunciar a la verdad, al bien y a la luz Evangelio y en el discernimiento de los senderos del Espíritu, y entonces no renuncia al bien posible, aunque corra el riesgo de mancharse con el barro del camino” (Evangelii Gaudium que pueda aportar cuando la perfección no es posible. un corazón misionero sabe de esos límites y se hace «débil con los débiles […] todo para todos» (1 co 9,22). nunca se encierra, nunca se repliega en sus seguridades, nunca opta por la rigidez autodefensiva. sabe que él mismo tiene que crecer en la comprensión del, 45).

   

3 de julio
Jn 20, 24-29
Tomás no estaba con la comunidad de discípulos la tarde de la resurrección y no acepta de primer momento el testimonio de sus compañeros que han visto al Señor. Él quiere ver al Jesús que siguió por los caminos de Galilea; quiere ver y tocar las llagas de su maestro  ejecutado en la cruz.

A los pocos días Jesús resucitado, con la plena participación de la vida divina, se muestra también como el crucificado, y se aparece de nuevo a los discípulos. Allí está Tomás y todos reciben la paz del Señor, es decir, vida, integridad, justicia y todo el bien posible para vivir dignamente con lo necesario. Con el don de la paz Tomás acepta el fraterno reproche de Jesús que lo invita a ser creyente, le responde con la confesión adecuada de la fe, reconociendo a Jesús como  Señor y Dios.

Jesús proclama que serán felices los que creen  sin haber visto, los que  aceptan el testimonio de la comunidad en donde se hace presente el resucitado a través de gestos de amor y solidaridad y en la palabra del evangelio.

Pidamos al Señor que la contemplación de su presencia en el  evangelio y en la historia, nos lleve a crecer en la fe y a confesarla en la palabra y con el testimonio. Que podamos experimentar la fuerza del resucitado en la vida comunitaria y en los gestos de comunión y justicia que en ella se realizan cotidianamente.

Pidamos el don de la paz que da el resucitado en la oración, la vida comunitaria y la meditación de la palabra, para que desde allí crezcamos en la experiencia de fe como seguimiento de la causa del reino. Que sepamos reconocer la presencia del crucificado resucitado y crezcamos en la experiencia que nos propone el Concilio Vaticano II: “Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de nuestro tiempo, sobre todo de los pobres y de cuantos sufren, son a la vez gozos y esperanzas, tristezas y angustias de los discípulos de Cristo” (Gaudium en spes, 1).

 

Viernes 4. 
Mt 9, 9-13
La misión del Israel mesiánico: ir a los maltratados y abatidos nos orienta en nuestra primera y radical manera de seguir a Jesús.

¿ Nosotros también deberíamos de atender, acompañar y vivir entre los marginados, pecadores, olvidados de la Iglesia, en primer lugar? ¿ O nuestro campo de acción pastoral son los alejados de la Iglesia y de Dios o  bien simultáneamente atender y caminar con los pobres estén donde estén.?

Nuestro caminar con los pequeños, los indefensos de la sociedad, debe ser con el estilo y fuerza de Espíritu de Cristo:  que accedan a un nivel de libertad, conciencia crítica, recuperación de la dignidad, de tal manera que no vuelvan a sentirse menos y ser respetados como lo exigen  sus derechos humanos y cristianos. No piden menos los hombres de hoy.

La perseverancia y la radicalidad evangélica en este camino  tiene sus consecuencias tanto al interior de la Iglesia ( sobre todo de la jerarquía conservadora y los grupos que se identifican con ella), como fuera de ella con los poderes económicos, políticos y sociales donde vivimos. No teman. El Espíritu Santo está con los verdaderos seguidores de Jesús, El nos hace más libres y más radicales.

 

Sábado 5.
Mt 9, 14-17
Pedir valor para amar como Jesús, debe ser objeto constante de nuestra oración; pero también de una conciencia ilustrada y una teología actualizada, además de una praxis constante, sobre todo desde las Cebs, o movimientos, procesos………de los pobres, iluminados por la fe.

¿Cuánto tiempo le dedico a la lectura, desde que lugar social hago el análisis de la realidad, qué teología subyace a mi planificación pastoral?

Tres veces nos repite el Señor : No les tengan miedo. El papa Francisco nos recordaba hace unos días que el E. Santo trabaja más a sus anchas fuera que dentro de la Iglesia. ¿ Qué es del Espíritu Santo en todo lo que hago?

¿Cuáles son mis miedos? ¿ Por qué tengo miedo?

 

Domingo 6
Mt 11, 25-30
Jesús pide una adhesión a su persona: total  e indivisible, lo cual no debemos de olvidar jamás.  Todo lo que sobrevenga es secundario, sin gran importancia en nuestras vidas, así sea algo muy sagrado o tenido como tal.

Sembrar con Jesús hoy es un gran desafío: el cambio cultural, la decadencia de las religiones que nacieron en la sociedad agrícola y cuyos cimientos se pusieron en el neolítico, el avance de las ciencias y la tecnología, la cosmología actual que nos está haciendo despertar de un sueño de miles de años, pensábamos que el hombre es el centro del universo y resulta que  somos una especie de un  pequeño planeta dentro de un sistema solar, que forma parte de una galaxia ………..dentro de un Universo de los 10 posibles  por descubrir……..y Que en Jesús de Nazaret ,Dios mismo se encarno para estar a lo largo de la  historia de  ésta insignificante creatura que la tierra ha logrado en miles de siglos de evolución hasta alcanzar el grado de conciencia, ternura, amor que tenemos………un contexto histórico social y cultural muy diferente no solo por supuesto al de Jesús hace 2000 años sino distinto  hasta hace unos 25 o 30 años.  O cambiamos radicalmente nuestra manera de proclamar la  Buena Nueva del Reino o no seremos ni siquiera escuchados dentro de poco por nadie.

Cómo estamos anunciando el Reinado de Dios en nuestro pueblo? Seguimos con los viejos paradigmas intentando proclamar el Kerigma a los pobres de hoy?

 

  

Equipos de Trabajo

HERMOSILLO
Julio de 2014
CIUDAD JUÁREZ
Agosto 2014
Enero de 2014
***CHIHUAHUA***
SEPTIEMBRE 2014
Diciembre de 2013
TORREÓN
Febrero de 2014
GUADALAJARA
Mayo - Junio de 2014
TULA
Marzo de 2014
TLALNEPANTLA
Abril - Mayo de 2014

 

CIUDAD DE MÉXICO
Abril - Mayo de 2014