GUÍA DE ESTUDIO DE EVANGELIO – 14ª Semana del Tiempo Ordinario

PROPUESTA DEL EQUIPO DE HERMOSILLO

SIGUIENDO DÍA A DÍA EL LECCIONARIO

Circle-EE-Jul7-2014
P. Eduardo López                      P. Tarcisio Ramírez

14ª Semana del Tiempo Ordinario
Semana del 7  al 12 de julio de 2014

 

Lunes 7 de Julio.
Mt. 9, 18-26

“Mientras Jesús les estaba diciendo estas cosas, se presentó un alto jefe y, postrándose ante él, le dijo: «Señor, mi hija acaba de morir, pero ven a imponerle tu mano y vivirá». Jesús se levantó y lo siguió con sus discípulos.

Entonces de le acercó por detrás una mujer que padecía de hemorragias desde hacía doce años, y le tocó los flecos de su manto, pensando: «Con sólo tocar su manto, quedaré curada».

Jesús se dio vuelta, y al verla, le dijo: «Ten confianza, hija, tu fe te ha salvado». Y desde ese instante la mujer quedó curada.

Al llegar a la casa del jefe, Jesús vio a los que tocaban música fúnebre y a la gente que gritaba, y dijo: «Retírense, la niña no está muerta, sino que duerme». Y se reían de él.

Cuando hicieron salir a la gente, él entró, la tomó de la mano, y ella se levantó. Y esta noticia se divulgó por aquella región”.

    Con que pesar llegaría este hombre ante Jesús, saber que acaba de morir la hija, saber que ya nada se podía hacer;  pero él lleno de fe y respeto se dirige a Jesús,  se postra ante Él, siendo  un jefe del pueblo le manifiesta que le reconoce su grandeza, su fuerza sanadora, su fuerza que da vida. Seguramente había oído hablar de Jesús, de todos los prodigios que Él hacía en sus recorridos por las periferias de Israel, con el pueblo lleno de pesares, de enfermedades y de muertes.   Además de expresar su respeto también expresa su plena confianza, sabe que con solo ponerle la mano sobre ella y volverá a vivir.   Devolverle la vida a una persona ya muerta es algo inaudito,  es difícil de creer que alguien lo pueda hacer, pero este hombre, movido por su gran dolor y por la gran fe en Jesús se aventura a ir  y pedirle ese gran favor, nadie lo puede hacer sino solo Dios.

Jesús lo acompaña a su casa, toma a la niña de la mano, y la niña se levanta.  Jesús la levanta, no la deja tendida ante el dominio de la muerte, la rescata, le devuelve la vida y con ello devuelve la alegría a su familia.

 Que  nuestra confianza en el Dios de la vida nos mueva siempre a darle un sentido a la vida y a la muerte.  Al diario vivir y al diario morir.  Ante los dolores que vivimos frente a toda clase de muerte, la respuesta está en Jesús.

Señor que sepamos buscarte siempre y postrados ante Ti  confiemos nuestras vidas, pongamos todos nuestros pesares, nuestros dolores, sabiendo que sin tardanza nos devolverás la alegría de la vida.

 

Martes 8 de Julio.
Mt 9,32-38 

“En cuanto se fueron los ciegos, le presentaron a un mudo que estaba endemoniado. El demonio fue expulsado y el mudo comenzó a hablar. La multitud, admirada, comentaba: «Jamás se vio nada igual en Israel».

Pero los fariseos decían: «El expulsa a los demonios por obra del Príncipe de los demonios». Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la Buena Noticia del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias.

Al ver a la multitud, tuvo compasión, porque estaban fatigados y abatidos, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.

Jesús recorría todas las ciudades, los pueblos, los caseríos;  es de sabido que andaba por los alrededores de Jerusalén, que enseñaba en las sinagogas, en el monte, en el desierto, a la orilla del mar o del lago. Que se decidió por las periferias, por los lugares apartados de la capital, del lugar de actividades económicas y del poder; por los lugares donde estaban las personas o grupos de persona que alejados de la capital, del centro,  estaba más dispuestos a recibir el mensaje, tierra más fértil para la Buena Nueva.  Pero no solo era el mensaje verbal lo que recibían, también recibían el mensaje vivencial de sentirse curados de todas sus dolencias y enfermedades. Enfermedades corporales al verse libres de la ceguera, de la parálisis, del flujo de sangre, etc. Así  también de enfermedades del Espíritu, del alma, del interior.

Seguramente Jesús sintió el cansancio físico por tanta gente que acudían a Él, no le daba tiempo ni para comer, sintiendo compasión de ellos, al verlos decaídos y desanimados como ovejas sin pastor,  invita a pedir al dueño de la cosecha para que mande trabajadores. Sus discípulos estaban aprendiendo,  no eran suficientes para atender a tanta gente, se requería de mas colaboradores con Jesús y que como Jesús.   Colaboradores que transmitan el mensaje, que sean ellos mismos el mensaje con su estilo de vida, con sus opciones personales propias del Reino.  La cosecha es mucha y se requiere de muchas manos, de muchos que estén dispuestos al compromiso propio que exige el proyecto de Jesús. Pedir a Dios para que el Espíritu haga surgir en la misma comunidad los carismas y los ministerios que se necesitan para la misión.

Al igual que Jesús ¿salimos a las periferias? ¿Realmente el trabajo que realizamos conserva ese espíritu de sanar toda dolencia?  ¿Además de la oración,  de qué manera promovemos el discipulado en nuestras comunidades?

 

Miércoles 9 de Julio.
Mt. 10, 1-7

“Jesús convocó a sus doce discípulos y les dio el poder de expulsar a los espíritus impuros y de curar cualquier enfermedad o dolencia.

Los nombres de los doce Apóstoles son: en primer lugar, Simón, de sobrenombre Pedro, y su hermano Andrés; luego, Santiago, hijo de Zebedeo, y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el Cananeo, y Judas Iscariote, el mismo que lo entregó.

A estos Doce, Jesús los envió con las siguientes instrucciones: «No vayan a regiones paganas, ni entren en ninguna ciudad de los samaritanos.

Vayan, en cambio, a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Por el camino, proclamen que el Reino de los Cielos está cerca”. 

Jesús llamó a sus doce discípulos y les dio poder para curar toda clase de enfermedad y dolencia, para continuar lo que había iniciado.  Los signos del Reino se hacían presente en los milagros que realizaba Jesús, las enfermedades eran curadas, las dolencias eran sanadas, los corazones eran animados, la dignidad caída era restituida; signos de la presencia de Dios. Los discípulos fueron formados y ahora son enviados, son enviados a continuar el proyecto de su maestro, misión que exige entrega, que exige confianza en si mismos y en Dios, tienen en sus manos una gran tarea,  fruto del Espíritu y de sus capacidades muy humanas. Son pues  sus cooperadores que van a ser, en medio de los hombres, los testigos de Jesús.

Jesús los llama, no les pide una vida intachable, ni sabiduría o grandes cualidades, los llama desde su condición humana llena de debilidades y pecado. Se fija en lo que pueden ser, lo que pueden lograr.

Jesús sigue llamando y sigue enviando;  todos somos llamados y somos enviados, la misión es de todos y los signos del Reino se siguen dando en cada hombre que siendo dócil al impulso del Espíritu se deja conducir para trabajar en favor de una sociedad distinta, una sociedad que vaya acabando con toda clase de enfermedades y dolencias.

Señor que este llamado resuene en todos los corazones de los hombres, para que sintiéndonos todos colaboradores podamos construir una sociedad nueva, sin dolencias ni muertes.   

 

 Jueves 10 de julio
Mateo 10, 7-15:

“Y cuando vayan, prediquen diciendo: ‘El reino de los cielos se ha acercado.’ Sanen enfermos, resuciten muertos, limpien leprosos, expulsen demonios; de graciarecibieron, den de gracia. No se provean de oro, ni de plata, ni de cobre para llevar en sus cintos, ni de alforjapara el camino, ni de dos túnicas, ni de sandalias, ni de bordón; porque el obrero es digno de su sostén.  En cualquier ciudad o aldea donde entren, averigüen quién es digno en ella, y quédense allí hasta que se marchen.  Al entrar en la casa, denle su saludo de paz.  Y si la casa es digna, que su saludo de paz venga sobre ella; pero si no es digna, que su saludo de paz se vuelva a ustedes. Cualquiera que no los reciba ni oiga sus palabras, al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudan el polvo de sus pies.  En verdad les digo que en el día del juicio será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y Gomorra que para esa ciudad”.

 

Comentario-reflexión: Estamos ante el envío de los  primeros discípulos de Jesús y las tareas que les encomienda. Hoy el llamado vale para todos los cristianos(as). Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar. 

         1.- Hoy, ¿a quién y a donde hay que ir para proclamar la Buena Nueva de Dios?  ¿Cuáles son las nuevas lepras y  las nuevas enfermedades que hay que ir a curar hoy?

2.- Jesús predico desde la pobreza toda su vida y así invita a su Iglesia de todos los tiempos ¿Cómo estamos cumpliendo este mandato de Jesús hoy? ¿En que estamos fundamentando nuestra tarea evangelizadora?

3.-  Jesús nos invita a que lleguemos a las casas de personas dignas, respetables ¿Cómo estamos viviendo esto? ¿Quiénes son nuestros amigos en nuestras parroquias? ¿Con quienes pasamos nuestros tiempos?

4.- Jesús nos previene sobre las dificultades que encontrarán sus discípulos(as) al llevar a cabo su misión ¿Qué dificultades estamos encontrando en la tarea evangelizadora y como las estamos enfrentando?

5.- ¿Qué llamados nos hace Dios con su Palabra?

 

Viernes 11 DE JULIO DE 2014,  

Mateo 10, 16-23: “Miren, Yo los envío como ovejas en medio de lobos; por tanto, sean astutos como las serpientes e inocentes como las palomas.  Pero cuídense de los hombres, porque los entregarán a los tribunales (sanedrines) y los azotarán en sus sinagogas;  y hasta serán llevados delante de gobernadores y reyes por Mi causa, como un testimonio a ellos y a los gentiles.  Pero cuando los entreguen, no se preocupen de cómo o qué hablarán; porque a esa hora se les dará lo que habrán de hablar.  Porque no son ustedes los que hablan, sino el Espíritu de su Padre que habla en ustedes.

 “El hermano entregará a la muerte al hermano, y el padre al hijo; y los hijos se levantarán contra los padres, y les causarán la muerte. Y serán odiados de todos por causa de Mi nombre, pero el que persevere hasta el fin, ése será salvo.  Pero cuando los persigan en esta ciudad, huyan a la otra; porque en verdad les digo, que no terminarán de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del Hombre”.

Comentario-reflexión: Podemos leer este texto de Mateo teniendo en cuenta el libro de Hechos que leímos en el tiempo de Pascua, especialmente las dificultades que vivieron los primeros cristianos para que se abriera paso el Evangelio y la formación de pequeñas comunidades a lo largo del Imperio Romano. Jesús plantea las dificultades que van a encontrar sus discípulos(as) al llevar la Buena Nueva en una sociedad que se rige con otros criterios contrarios al Evangelio. Estas dificultades acompañaron a Jesús durante su misión y a sus discípulos también las vivirán.

1.- ¿Qué significa hoy ser enviados  como ovejas entre lobos?

2.- ¿Quiénes son hoy los lobos que atentan contra la vida de los pobres de nuestros pueblos?

3.- ¿Cómo nos acompañamos como equipo para salir adelante ante las dificultades que estamos enfrentando?

4.- ¿Qué dificultades hemos encontrado al interior de nuestra familia de sangre, de nuestra comunidad cristiana, de nuestro Prado, de nuestros presbiterios?

5.- ¿Cómo y cuándo hemos experimentado la fuerza del Espíritu en esos momentos difíciles?

6.- ¿Qué llamados nos hace Dios con su Palabra?

 

SÁBADO 12 DE JULIO DE 2014

Mateo 10 24-33: “Un discípulo no está por encima del maestro, ni un siervo por encima de su señor.  Le basta al discípulo llegar a ser como su maestro, y al siervo como su señor. Si al dueño de la casa lo han llamado Belcebú, ¡cuánto más a los de su casa!

“Así que no les tengan miedo, porque nada hay encubierto que no haya de ser revelado, ni oculto que no haya de saberse. Lo que les digo en la oscuridad, háblenlo en la luz; y lo que oyen al oído, proclámenlo desde las azoteas. No teman a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; más bien teman a Aquél que puede hacer perecertanto el alma como el cuerpo en el infierno  ¿No se venden dos pajarillospor una monedita? Y sin embargo, ni uno de ellos caerá a tierra sin permitirlo el Padre. Y hasta los cabellos de la cabeza de ustedes están todos contados. Así que no teman; ustedes valen más que muchos pajarillos.

“Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, Yo también loconfesaré delante de Mi Padre que está en los cielos. Pero cualquiera que Me niegue delante de los hombres, Yo también lo negaré delante de Mi Padre que está en los cielos”.

La comunidad de Mateo la está  pasando mal, están encontrando la cruz por vivir el Evangelio con fidelidad. Están tomando la cruz de cada día, cruz que viene por los conflictos con autoridades y enemigos del bien, por la incomprensión de los que los rodean.

1.- ¿Qué experiencia tenemos de la cruz que nos viene por llevar la Buena Nueva en nuestra sociedad?

2.- ¿Hemos vivido alguna experiencia de cruz colectiva como comunidad seguidora de Jesús?

3.- ¿Qué nos ha ayudado para salir adelante con las cruces personales y comunitarias experimentadas?

4.- Esta tarea evangelizadora ¿está siendo realizada con valentía y permanentemente o al contrario nos avergüenza dar testimonio de Jesús en un mundo que no quiere saber nada de fraternidad ni justicia?

5.- ¿Qué llamados nos hace Dios con su Palabra?

 

  

Equipos de Trabajo

HERMOSILLO
Julio de 2014
CIUDAD JUÁREZ
Agosto 2014
Enero de 2014
***CHIHUAHUA***
SEPTIEMBRE 2014
Diciembre de 2013
TORREÓN
Febrero de 2014
GUADALAJARA
Mayo - Junio de 2014
TULA
Marzo de 2014
TLALNEPANTLA
Abril - Mayo de 2014

 

CIUDAD DE MÉXICO
Abril - Mayo de 2014