GUÍA DE ESTUDIO DE EVANGELIO – 15ª Semana del Tiempo Ordinario

PROPUESTA DEL EQUIPO DE HERMOSILLO

SIGUIENDO DÍA A DÍA EL LECCIONARIO

Circle-EE-JUL-14-2014
P. Victor Hugo Serrano                      P. Héctor Saúl Espinoza

15ª Semana del Tiempo Ordinario
Semana del 14  al 18 de julio de 2014


Lunes 14 de julio
Mt 13, 1-23

Aquel día, Jesús salió de la casa y se sentó a orillas del mar .Una gran multitud se reunió junto a él, de manera que debió subir a una barca y sentarse en ella, mientras la multitud permanecía en la costa. Entonces él les habló extensamente por medio de parábolas. Les decía:

 «El sembrador salió a sembrar. Al esparcir las semillas, algunas cayeron al borde del camino y los pájaros las comieron. Otras cayeron en terreno pedregoso, donde no había mucha tierra, y brotaron en seguida, porque la tierra era poco profunda; pero cuando salió el sol, se quemaron y, por falta de raíz, se secaron. Otras cayeron entre espinas, y estas, al crecer, las ahogaron. Otras cayeron en tierra buena y dieron fruto: unas cien, otras sesenta, otras treinta. ¡El que tenga oídos, que oiga!».

Los discípulos se acercaron y le dijeron: «¿Por qué les hablas por medio de parábolas?».

 El les respondió: «A ustedes se les ha concedido conocer los misterios del Reino de los Cielos, pero a ellos no. Porque a quien tiene, se le dará más todavía y tendrá en abundancia, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene.  Por eso les hablo por medio de parábolas: porque miran y no ven, oyen y no escuchan ni entienden. Y así se cumple en ellos la profecía de Isaías, que dice: “Por más que oigan, no comprenderán, por más que vean, no conocerán.  Porque el corazón de este pueblo se ha endurecido, tienen tapados sus oídos y han cerrado sus ojos, para que sus ojos no vean, y sus oídos no oigan, y su corazón no comprenda, y no se conviertan, y yo no los cure”.  Felices, en cambio, los ojos de ustedes, porque ven; felices sus oídos, porque oyen.  Les aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que ustedes ven y no lo vieron, oír lo que ustedes oyen, y no lo oyeron.

 Escuchen, entonces, lo que significa la parábola del sembrador.

 Cuando alguien oye la Palabra del Reino y no la comprende, viene el Maligno y arrebata lo que había sido sembrado en su corazón: este es el que recibió la semilla al borde del camino. El que la recibe en terreno pedregoso es el hombre que, al escuchar la Palabra, la acepta en seguida con alegría,  pero no la deja echar raíces, porque es inconstante: en cuanto sobreviene una tribulación o una persecución a causa de la Palabra, inmediatamente sucumbe. El que recibe la semilla entre espinas es el hombre que escucha la Palabra, pero las preocupaciones del mundo y la seducción de las riquezas la ahogan, y no puede dar fruto. Y el que la recibe en tierra fértil es el hombre que escucha la Palabra y la comprende. Este produce fruto, ya sea cien, ya sesenta, ya treinta por uno».

La Parábola del Sembrador nos marca una de las relaciones difíciles en la vida cristiana. Y es la del que anuncia la buena nueva de Jesús y  el que escucha esa buena nueva.

Por una parte, muchas veces,  es difícil entender el mensaje, por lo complicado que lo hacemos. Y por la otra  las muchas distracciones del oyente: riquezas, bienestar material, interés personales no evangélicos, etc

Lo cierto es que la Palabra Divina engendra hombres y mujeres nuevos, según el corazón de Dios. Humaniza a una sociedad en crisis y radicaliza a una Iglesia oyente, atenta y sensible.

 

Martes 15 de Julio
Mt 10 , 34- 11

No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada. Porque he venido a enfrentar al hijo con su padre, a la hija con su madre y a la nuera con su suegra; y así, el hombre tendrá como enemigos a los de su propia casa.

El que ama a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí. El que no toma su cruz y me sigue, no es digno de mí. El que encuentre su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí, la encontrará. El que los recibe a ustedes, me recibe a mí; y el que me recibe, recibe a aquel que me envió.  El que recibe a un profeta por ser profeta, tendrá la recompensa de un profeta; y el que recibe a un justo, tendrá la recompensa de un justo. Les aseguro que cualquiera que dé a beber, aunque sólo sea un vaso de agua fresca, a uno de estos pequeños por ser mi discípulo, no quedará sin recompensa».

EL Señor Jesús es llamado el príncipe de la paz. Su mensaje no invita al odio ni a la violencia.

En el texto de hoy se presenta como el portador de la Paz. El es poseedor y el dador de la Paz. Pero lo hace de una manera provocadora.

En nuestra sociedad fragmentada hay muchas injusticias, odios, venganzas. Para  lograr vencerlas es necesario vivir el Evangelio de manera auténtica, con su mensaje de compasión y de ternura, no hay de otra.

 

Miércoles 16 de julio
Mt 11, 20-24

“Entonces Jesús comenzó a recriminar a aquellas ciudades donde había realizado más milagros, porque no se habían convertido. «¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si los milagros realizados entre ustedes se hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se habrían convertido, poniéndose cilicio y cubriéndose con ceniza. Yo les aseguro que, en el día del Juicio, Tiro y Sidón serán tratadas menos rigurosamente que ustedes. Y tú, Cafarnaúm, ¿acaso crees que serás elevada hasta el cielo? No, serás precipitada hasta el infierno. Porque si los milagros realizados en ti se hubieran hecho en Sodoma, esa ciudad aún existiría. Yo les aseguro que, en el día del Juicio, la tierra de Sodoma será tratada menos rigurosamente que tú».

Dios cada día nos llama, nos invita, nos deja huellas , pistas o señales de su intervención.

Es cuestionante no descifrar esas llamadas e invitaciones que vienen de Él, como lo hizo con estas aldeas. Lo que cuestiona el Señor es lo cabeza dura que somos.

Las acciones de Dios hoy, tienen un mensaje que es necesario decodificar de forma inteligente y evangélica.

 

Jueves 17 de julio
Mateo 11, 25-27

En esa oportunidad, Jesús dijo: «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes y haberlas revelado a los pequeños. Sí, Padre, porque así lo has querido. Todo me ha sido dado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, así como nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar”.

Jesús nos da tres bellos mensajes:

Jesús alaba a su Padre porque reveló el Reino de Dios a los sencillos, a los anawim, pues los sabios expertos en la ley, no aceptaban su buena nueva: Padre te alabo y te agradezco con Jesús porque das a conocer tu Reino a quienes se abren a tu amor. Abre mi corazón para acoger tu mensaje y a los pobres.

Jesús dice que es el Hijo de Dios, que su relación con el Padre es única y que quiere compartirla con nosotros: Jesús te reconozco como Hijo de Dios, Señor del cielo y la tierra, concédeme participar de tu amor y tu confianza en el Padre y en la sencillez y grandeza del pobre.

Ir al misterio encarnado de Jesús para encontrar la revelación del Padre que le ha dado todo a su Hijo y Él nos lo comunica para que lo conozcamos y lo descubramos presente en los sencillos, pobres, necesitados… tentarlo, sentirlo, encontrarlo.

 

Viernes 18 de julio
Mateo 11, 28-30

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré.  Carguen sobre ustedes mi yugo y aprendan de mí, porque soy paciente y humilde de corazón, y así encontrarán alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana”.

Jesús llama a quienes están fatigados y cansados por vivir en una sociedad regida por valores ajenos al Reino de Dios. Y les ofrece aliviar su carga, pues su “yugo” del amor es ligero, para lo cual basta aprender a ser sencillos y humildes de corazón como es Él: Jesús, cuando sientas que el peso a los problemas personales, familiares, la política, la economía…, me quitas la vida y mata la esperanza, ven a mi encuentro y dame tu amor para que me dé nuevas fuerzas para seguir adelante… en este momentos te entrego… ayúdame a curarme con alegría y confianza en Ti, a todos los cansados, fatigados, adoloridos…

 

Sábado 19 de julio
Mateo 12, 1-8

“En aquel tiempo, Jesús atravesaba unos sembrados y era un día sábado. Como sus discípulos sintieron hambre, comenzaron a arrancar y a comer las espigas. Al ver esto, los fariseos le dijeron: «Mira que tus discípulos hacen lo que no está permitido en sábado».

Pero él les respondió: «¿No han leído lo que hizo David, cuando él y sus compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la Casa de Dios y comieron los panes de la ofrenda, que no les estaba permitido comer ni a él ni a sus compañeros, sino solamente a los sacerdotes?¿Y no han leído también en la Ley, que los sacerdotes, en el Templo, violan el descanso del sábado, sin incurrir en falta? Ahora bien, yo les digo que aquí hay alguien más grande que el Templo. Si hubieran comprendido lo que significa: Yo quiero misericordia y no sacrificios, no condenarían a los inocentes.  Porque el Hijo del hombre es dueño del sábado”.

No se censura a los discípulos por recoger de paso espigas en campo ajeno (DT 23,26 lo permitía), sino por hacerlo en sábado. Los casuistas veían en ello un “trabajo” prohibido por la Ley Ex. 34,21.

El sábado no suprimía sino más bien recargaba las actividades de los rabinos. Jesús que es dueño del sábado, las curaciones que realiza en día sábado afirma que ni siquiera una institución divina como la del descanso sabático tiene un valor absoluto, que debe subordinarse a la necesidad o a la caridad y que Él tiene poder de interpretar con naturalidad la ley Mosaica. La tiene en su calidad de “Hijo de Dios”. Jefe del Reino Mesiánico y encargado desde la realidad profunda del hombre/mujer de establecer su nueva economía, superior a la antigua porque <>. Los rabinos admitían dispensas de la Ley del Sábado, pero sus escrúpulos los restringían lo más posible. ¿Qué nos dicen hoy estas palabras de Jesús?

 

Equipos de Trabajo

HERMOSILLO
Julio de 2014
CIUDAD JUÁREZ
Agosto 2014
Enero de 2014
***CHIHUAHUA***
SEPTIEMBRE 2014
Diciembre de 2013
TORREÓN
Febrero de 2014
GUADALAJARA
Mayo - Junio de 2014
TULA
Marzo de 2014
TLALNEPANTLA
Abril - Mayo de 2014

 

CIUDAD DE MÉXICO
Abril - Mayo de 2014