GUÍA PARA ESTUDIO DE EVANGELIO – REFUNDAR EL PRADO HOY EN UN RENOVADO COMPROMISO


PROPUESTA DE ESTUDIO DE EVANGELIO
DESDE LA ASAMBLEA
DEL PRADO MEXICANO 2015

“REFUNDAR EL PRADO HOY EN UN RENOVADO COMPROMISO”

Circle-EE-NOV-20-2015

Desde la Asamblea del Prado Mexicano 

 

Refundar el Prado Hoy en un Renovado Compromiso

1. Ocasión del Estudio del Evangelio.

La Asamblea es un momento de gracia, un tiempo oportuno para contemplar el camino andado en función de proyectar con más fidelidad nuestra respuesta al don recibido(2 Tim 1,6). Al concluir nuestra Asamblea, en la que hemos manifestado nuestro deseo de seguir cultivando con alegría y generosidad el carisma que Dios ha regalado a su Iglesia en la persona de A. Chevrier, queremos hacer un compromiso solemne de recordar y llevar a cabo todas las luces que el Espíritu nos ha regalado en estos días. Hemos trazando planes y objetivos, así como elegido personas con las cuales queremos colaborar en el compromiso de anunciar a todos la insondable riqueza de Jesucristo. Hemos sido renovados en la llamada y en la alegría de ser discípulos y misioneros de Jesucristo. La fidelidad al carisma pradosiano en México pasa ahora por nuestro compromiso con todo lo que aquí hemos reflexionado y acordado. Acojamos a través de este EE. la invitación que nos hace san Pablo a permanecer firmes en el camino del Evangelio, a pesar de las cadenas y limitaciones.
 

Oración al Espíritu Santo. 

Espíritu Santo, voz de los profetas, maestro interior,

Aliento de vida, inspirador de santidad, memoria viva

del Evangelio, que nos guías hacia la verdad… Ven, Ven, Ven.

 

2. Lectura del texto. Ef. 6, 10-20 

“Por lo demás, fortalézcanse en el Señor y en la fuerza poderosa. Revístanse de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del diablo. Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los principados, contra las potestades, contra los dominadores de este mundo tenebroso, contra los espíritus del mal que están en el aire. Por eso, tomen las armas de Dios, para que puedan resistir en el día funesto, y mantenerse firmes después de haber vencido todo.

Pónganse en pie, ceñida si cintura con la verdad y revestidos de la justicia como coraza, calzados los pies con el celo por el Evangelio de la paz, embrazando siempre el escudo de la fe, para que puedan apagar con él todos los encendido dardos del maligno. Tomen, también el yelmo de la salvación y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; siempre en oración y súplica, orando en toda ocasión en el Espíritu, velando juntos con perseverancia e intercediendo por todos los santos, y también por mí, para que me sea dada la palabra al abrir mi boca para dar a conocer con valentía el misterio del Evangelio, del cual soy embajador entre cadenas, y pueda hablar de él valientemente como conviene”.

 

3. Refundar el Prado hoy.

Nuestra Asamblea ha sido sin duda alguna un don de Dios, una gracia desbordante. Ella nos invita a volcarnos y centrarlo todo en la misión. Para el Prado la Nueva Evangelización se puede concretar en ese río de gracia que nos invade y nos impulsa a renovar el misterio recibido y la vocación pradosiana a través de esa grandiosa exclamación de Pablo que el Espíritu Santo pone hoy en nuestros labios y en nuestro corazón: “A mí, el menor de los santos me fue concedida esta gracia: la de anunciar a los gentiles la insondable riqueza de Jesucristo”(Ef 3,8).(Asamblea General).

Tenemos un gran trabajo por delante. Tal vez experimentemos que los obreros de la viña del Señor son pocos y que por eso mismo es un gran desafío ilusionarnos con un renovado afán en la alegría de anunciar hoy el evangelio: “hay que permitir que la alegría de la fe comience a despertarse como secreta, pero firme confianza”(EG 7).(Asamblea General).

El Prado, como toda la Iglesia, necesita renovarse, incluso refundarse en muchos lugares, combatir la tentación de permanecer instalado en lo recibido, en los caminos trazados. El atractivo por Jesucristo, los grandes cambios y transformaciones que se están operando en la sociedad, la suerte de los pobres en medio de estos cambios nos urge a comprender y servir el carisma del Prado como una realidad viva, actual, atractiva que moviliza y sacude los espíritus en la aventura de la fe y del seguimiento.(Asamblea General).

 

Hacer pasar el Evangelio a la vida.

1. ¿Cuál consideras que sea la situación real del Prado en México?

2. ¿Qué significa refundar el Prado de México?

3. ¿A qué estás dispuesto para impulsar la actualización del Prado mexicano?

  

4. En la escuela del P. Chevrier.

“El tema de mis continuas reflexiones es éste: el sacerdote es otro Cristo. Debemos reproducir en toda nuestra vida la de Jesucristo, nuestro modelo: ser pobre como él en el pesebre, ser crucificado como él en la cruz para la salvación de los pecadores y ser comido como él en el sacramento de la Eucaristía. El sacerdote es, igual que Jesucristo, un hombre despojado, un hombre crucificado, un hombre comido; pero para ser comido por los fieles, hay que ser un buen pan bien cocido por la muerte a sí mismo, bien cocido en la pobreza, en el  sufrimiento y en la muerte, como el Salvador, nuestro modelo; entonces todo lo nuestro servirá de alimento a los fieles: nuestras palabras, nuestros ejemplos; nos desviviremos como una madre se desvive por dar de comer a sus hijos”(Carta al sacerdote Gourdon, 56)

 

5. Llamada.

¿Cómo irradias el carisma del Prado, tanto a laicos como a sacerdotes?