CARTA DESDE LA ASAMBLEA DEL PRADO MEXICANO


A TODOS LOS HERMANOS DEL PRADO MEXICANO,
Y DE LOS PRADOS DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE.

Circle-CArta-NOV-20-2015

 

A todos los miembros de la Asociación de Sacerdotes del Prado en México:

Estimados hermanos:

Con alegría les compartimos la experiencia de habernos encontrado con ocasión de nuestra Asamblea del Prado 2015 los días del 9 al 13 de noviembre, en Guadalajara, Jal. Poder saludarnos, escucharnos, meditar la Palabra, orar, reflexionar y discernir… en un ambiente de fraternidad nos ha dejado una grata vivencia y fortalecimiento de nuestra vocación; todo esto bajo la orientación del tema: “Anunciar a los pobres la insondable riqueza de Jesucristo” (Ef. 3, 8).

En la Asamblea se tuvo la presencia de 28 pradosianos procedentes de Tlalnepantla, Tula, Ciudad de México, Guadalajara, San Juan de los Lagos, Irapuato,Torreón, Chihuahua, Ciudad, Juárez, Hermosillo y Nogales, quienes fuimos acompañados por el Responsable General del P. Prado Michel Delanoy y P. Armando Pascualotto, segundo asistente. Es de destacarse la fecundidad de la Palabra, presente en la vida de cada uno, cuya resonancia vital compartimos.

El objetivo propuesto para esta Asamblea fue: Impulsar la actualización -en los próximos cuatro años- de la identidad y carisma del Prado en México, a través de una viva y renovada pasión de “anunciar a los pobres la insondable riqueza de Jesucristo”, a fin de asumir y encarnar, desde nuestras realidades concretas, el programa de las orientaciones dadas por la Asamblea General.

Conducidos a este propósito retomamos los resultados del ejercicio de auto evaluación realizada por la Maestra María Estela Fernández, así como algunas reflexiones sobre la situación de la Iglesia mexicana en el marco del pontificado del Papa Francisco, propuestos por el Dr. Mario Ángel Flores y también de la realidad mexicana por el Dr. Rubén Aguilar Valenzuela. Colocarnos bajo estas miradas y discernir nuestra misión como Prado a la luz de la Palabra y la rico legado del P. Chevrier, fue motivado por algunos de los padres presentes en la Asamblea y por el trabajo en equipos.

Una constante fue reconocer la urgencia de adentrarnos cada vez más en nuestra identidad de discípulos de Jesucristo y hermanos de los pobres para poder animar la pastoral vocacional, que es uno de los principales desafíos. Estamos seguros que sólo el testimonio alegre de adhesión a Jesucristo y el anuncio de su riqueza insondable, será el mejor camino para compartir el carisma a la iglesia, y en particular a otros hermanos presbíteros y seminaristas.

Comunicamos a ustedes que hubo algunos pequeños cambios en la estructura de coordinación. El Consejo regional quedó conformado por el Coordinador y tres asistentes, estos últimos serán a su vez representantes en las tres zonas en que se dividió la presencia del Prado en la Región y estos fueron elegidos por la Asamblea, quedando en la coordinación el P. Claudio Alonso Murrieta Ortiz, de la naciente diócesis de Nogales, Sonora; como asistentes los padres Manuel Zubillaga (zona centro), Hermilio Cárdenas (zona occidente), Martín Barraza (zona norte); y en esta ocasión el responsable de formación formará parte del Consejo, en acuerdo con el Responsable General.

La conveniencia de que el Consejo funcione de esta forma es acercar el servicio de la animación del carisma –a nivel coordinación- lo más posible a los equipos por medio de los asistentes, los cuales deberán tomar más la iniciativa tanto en, la animación de los equipos, como en las tareas de la formación inicial y permanente así como en la pastoral vocacional. Es claro que esto tendrá que ser en íntima comunión con el Coordinador y con todo el Prado regional.

También se procedió a la elección de los coordinadores de los equipos, quedando los padres P. Antonio González (Ciudad Juárez); P. Héctor Saúl Espinoza (Hermosillo – Nogales); P. Juan Olloqui (Chihuahua); P. Rodolfo Reza (Torreón); P. Armando García (Guadalajara); P. Emilio Zaragoza (Tula); P. Carlos Piña (Tlalnepantla); P. Manuel Zubillaga (D.F y Nezahualcoyotl).

Se hicieron recomendaciones por parte de todos los participantes al nuevo Consejo: cómo llevar a cabo la administración, sugerencias en relación a la formación, a la pastoral vocacional y al sitio web. Se habló de buscar definir la pertenencia de aquellos cuya participación y comunicación es escasa, tanto en los equipos como en los encuentros nacionales. A su vez se toca el tema de las finanzas que requieren de un mayor fortalecimiento, lo que implica crecer en la responsabilidad y espíritu de solidaridad de parte de los miembros del Prado. Quedamos en el acuerdo que la recepción de cuotas sería para los meses de enero y febrero y poder hacer así una adecuada planeación.

En cuanto a la programación de nuestro caminar como prado regional, hemos manifestado nuestro deseo de seguir las indicaciones de la Asamblea general: Discípulos, Apóstoles, Formación permanente y Vida fraterna. Tanto a nivel de Consejo como de equipos buscaremos la mejor forma de trabajar dichas orientaciones.

Vivimos con mucha alegría y gratitud la celebración del compromiso temporal de los P. Carlos Piña y P. José Carmen González, de la diócesis de Talalnepantla. Nos hicieron sentir la esperanza de un Prado que tiene capacidad de renovarse, tanto en miembros jóvenes, como en su pasión por Jesucristo y la Iglesia pobre.

Les hacemos este compartir como un testimonio de cómo la gracia de Dios va sosteniendo la fraternidad y nos ayuda así a ser fieles a su encomienda. Baste lo dicho para saludarlos y sentirnos invitados por Dios a “renovar del don recibido por la imposición de las manos”. Unidos en la oración.

Fraternalmente
P. Claudio Alonso Murrieta Ortiz
Coordinador Regional para México

Consejeros:

P. Manuel Zubillaga
P. Hermilio Cárdenas
P. Martín Barraza

Guadalajara, Jalisco 13 de noviembre de 2015