PARA MEDITAR CON ANTONIO CHEVRIER (DEL 12 AL 19 DE DICIEMBRE DE 2015)

PARA MEDITAR CON ANTONIO CHEVRIER

“UN TEXTO AL DÍA CON ANTONIO CHEVRIER”

Circle-ANTONIO-DIC-12-2015

Del 12 al 19 de Diciembre de 2015

 

Sábado 12
Que el Espíritu Santo sea su luz y su amor, que les haga comprender y amar al Padre y al Hijo, y entonces serán verdaderamente hijos de Dios que no nacieron de la carne y de la sangre, sino que nacieron de Dios por el Espíritu.

Domingo 13
Dejemos al mundo que trabaje para adquirir un nombre, gloria, honores, fortuna, la estima del mundo, locura. Todo esto pasa, tan solo hay una cosa que permanece y es lo que reposa sobre el Maestro eterno que vino a la tierra para instruirnos y guiarnos.

Lunes 14
Aprendemos mucho en la oración, y al pie de la Cruz es donde se descubren los secretos misterios de Dios; ahí es donde los santos iban a tomar las grandes ciencias que luego daban al mundo, pues Jesucristo es la Verdad y a su lado es que encontramos esta verdad que ilumina y calienta el alma. 

Martes 15
Leo el santo Evangelio. Estudiemos siempre este hermoso libro y no dejemos de leerlo para practicar lo que ahí vemos, esa será nuestra regla, ya lo saben: el Pesebre, el Calvario y el Tabernáculo. Estas son nuestras tres estaciones para llegar a la perfección de nuestra vocación.

Miércoles 16
Hijos míos, en tanto catequicen, confiesen, sirvan a los pobres y a los enfermos, en una palabra, en tanto hagan la obra de Dios con amor, desinteresadamente y con sacrificio, no les preocupe nada; los recursos abundarán.

Jueves 17
Sí, seamos siempre los pobres de Dios, permanezcamos siempre pobres, trabajemos por los pobres, que la pobreza y la sencillez sean siempre el carácter distintivo de nuestra vida, y tendremos la bendición de Dios y de nuestro Padre.

Viernes 18
No son las imaginaciones y sentimientos de un hombre lo que debe constituir la regla de nuestra vida, sino Jesucristo y solo Jesucristo.

Sábado 19
Jesucristo es el Enviado del Padre. El sacerdote es el enviado de Jesucristo. Todo lo que Jesucristo dice de sí mismo bajo este título, el sacerdote debe aplicarlo a sí mismo. Como Jesucristo, él está revestido de las características de un enviado y debe cumplir con las obligaciones de uno.