GUÍA DE ESTUDIO DE EVANGELIO – volver al amor primero

GUÍA DE ESTUDIO DE EVANGELIO

Renovación del carisma del Prado Mexicano:

“volver al amor primero”

Semana del 29 de junio al 4 de julio 2020

El Estudio de Evangelio como prioridad

El Estudio de Evangelio constituye, junto con la contemplación de Jesucristo en la vida de los pobres, el eje fundamental de la vida de un sacerdote del Prado. No obstante, descubrimos en la Asamblea del 2019 que, o hay descuidos en su práctica o particularmente la forma como se realiza, merece renovarse en sus fuentes a fin de evitar se desdibuje de su tradición en la escuela del p. Chevrier. No habrá renovación personal de los sacerdotes del Prado, ni incidencia del carisma del Prado en la evangelización de los pobres en la vida diocesana, si no “reavivamos el don” del Estudio de Evangelio en sus fuentes.

JESÚS SE ALIMENTA DEL PADRE

A partir de carta que nos compartió Héctor Villa:

La Sagrada Escritura Pan Sacramental del Cuerpo de Cristo

Estudio de Evangelio

Nos preguntamos en medio de este tiempo de confinamiento: (recuerda que el EE parte de una pregunta vital, o sea, una pregunta que implica una situación personal, grupal, eclesial, comunitaria, pero que se formula a partir del mismo Jesucristo, a quien quiero conocer para que se revele en la vida).

¿En dónde y cómo se va configurando Jesús como el hombre de la palabra escuchada, como el discípulo del Padre?

¿En dónde yo -aquí y ahora-me voy configurando con Jesús, el discípulo, el orante de la palabra del Padre?

Te proponemos un texto breve para cada día de la semana…

1. Lunes 29 de junio

El mismo Señor me ha dado una lengua de discípulo, para que yo sepa reconfortar al fatigado con una palabra de aliento. Cada mañana, él despierta mi oído para que yo escuche como un discípulo. El Señor abrió mi oído y yo no me resistí ni me volví atrás.” (Is 50,4-5).

1o Releer el texto; escribirlo; interiorizar palabras o frases teniendo en cuenta la primer pregunta a la que queremos responder: ¿En dónde y cómo se va configurando Jesús como el hombre de la palabra

escuchada, como el discípulo del Padre? Escribir un breve comentario sobre qué rasgos de Jesús voy conociendo en el texto.

2o A partir de la segunda pregunta: ¿En dónde yo -aquí y ahora-me voy configurando con Jesús, el discípulo, el orante de la palabra del Padre? Hacer pasar a Jesucristo a la vida, escribir hechos, encuentros con personas, etc. que me ayudan a mirar cómo Jesús me va configurando con él.

3o Orar: mirar a Jesús, comprenderlo, amarlo, en el texto bíblico y en la vida contemplada, poner un título breve (puede ser una frase, una palabra) que sintetice mi estudio de este día.

2. Martes 30 de junio

“Yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado me ha mandado lo que tengo que decir y hablar, yo sé que su Palabra es vida eterna. Por eso, lo que yo hablo lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí” (Jn 12, 49-50).

Seguir los pasos propuestos en el día lunes y así en todos los días sucesivos.

3. Miércoles 1o de julio

“Y adelantándose un poco, cayó sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, que pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú {quieras} (Mt 26,39).

4. Jueves 2 de julio

“Jesús fue a Nazaret, donde se había criado; el sábado entró como de costumbre en la sinagoga y se levantó para hacer la lectura. Le presentaron el libro del profeta Isaías y, abriéndolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: “El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha consagrado por la unción. Él me envió a llevar la Buena Noticia a los pobres, a anunciar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor. Jesús cerró el Libro, lo devolvió al ayudante y se sentó. Todos en la sinagoga tenían los ojos fijos en él”. (Lc 4, 16-20).

5. Viernes 3 de julio

“Jesús instituyó a doce para que estuvieran con él, y para enviarlos a predicar
con el poder de expulsar a los demonios”. (Mc 3, 14-15)

6. Sábado 4 de julio

“Jesús, lleno del Espíritu Santo, regresó de las orillas del Jordán y fue conducido por el Espíritu al desierto, donde fue tentado por el demonio durante cuarenta días. No comió nada durante esos días, y al cabo de ellos tuvo hambre.

El demonio le dijo entonces: «Si tú eres Hijo de Dios, manda a esta piedra que se convierta en pan».Pero Jesús le respondió: «Dice la Escritura: “El hombre no vive solamente de pan”».

Luego el demonio lo llevó a un lugar más alto, le mostró en un instante todos los reinos de la tierra y le dijo: «Te daré todo este poder y esplendor de estos reinos, porque me han sido entregados, y yo los doy a quien quiero.

Si tú te postras delante de mí, todo eso te pertenecerá». Pero Jesús le respondió: «Está escrito: “Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto”».

Después el demonio lo condujo a Jerusalén, lo puso en la parte más alta del Templo y le dijo: «Si tú eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: “El dará órdenes a sus ángeles para que ellos te cuiden”.

Y también: “Ellos te llevarán en sus manos para que tu pie no tropiece con ninguna piedra”». Pero Jesús le respondió: «Está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”» (Lc 4, 1-12).

Escribe una síntesis breve de tu estudio de la semana: ¿Quién es Jesús, discípulo del Padre? ¿Qué descubrí? ¿Qué sentimiento de admiración por Jesucristo me despertó este estudio? ¿Qué llamado puedo formular desde la gracia recibida?