PÁGINA DE CUARDERNO DE VIDA

PÁGINA DE CUADERNO DE VIDA

¿Por qué Dios permite tanto dolor?

P. Tarcisio Ramírez Venegas
Diócesis de Nogales, Sonora


Descargar Versión en PDF

“El Dios – con nosotros”

En estos días de pandemia mundial por el Coronavirus Sars Cov 2, muchos
de nosotros nos hemos preguntado: ¿por qué Dios permite tanto dolor?
¿dónde está Jesús en estos días de oscuridad y de dolor? Yo quiero
compartir, a través de esta página del Cuaderno de Vida, una humilde
respuesta a esta pregunta que muchos nos estamos haciendo.
La respuesta viene de la fe en el Dios en quien creemos: es el Emmanuel, el
Dios – con nosotros y esto es lo que nos da la paz en estos momentos
difíciles de nuestra vida. Jesús está presente hoy, para acompañar y
fortalecer a todos los enfermos del Covid 19.

El Señor está en la persona de Mario, un hermano de edad avanzada que
se gana la vida vendiendo tacos a los traileros en la línea fronteriza de
Nogales. Mario tuvo que seguir trabajando y arriesgándose al contagio del
virus, porque de eso vive, y así ocurrió, un mal día se contagió y ahí está
Mario, enfermo y respirando difícilmente con la ayuda de un tanque de
oxígeno. Jesús está con él y lo ha ido llevando poco a poco a una mejor
situación de salud, convaleciendo lentamente de esta tremenda
enfermedad. Mario ha mantenido su fe y su esperanza en el Señor Jesús.
Mario se ha dado cuenta de que Jesús lo escucha, que está a su lado
acompañándolo.

Jesús está con él, a través de su esposa Tere y de sus hijas y demás familia
que lo han cuidado en estas semanas de postración. Al no haber cabida
para él en ningún hospital de la ciudad, fue necesario que fuese atendido
en su misma casa. El Dios-con nosotros se ha hecho presente en la vida de
Mario también en la persona de un médico que lo atiende en su domicilio,
sobreviviente también el médico de la misma infección. El médico se
contagió en el hospital; con gran generosidad, después de su
recuperación, ha seguido atendiendo a los innumerables contagiados.

Jesús, nuestro hermano solidario, el Dios – con nosotros, se ha hecho
presente en Aurora, hija mayor de Mario y Tere. Ella ha estado al cuidado
de su papá, atendiéndolo y saliendo a conseguir tanques de oxígeno y
medicamentos que Mario ha necesitado; que el buen Dios la proteja y le
ayude a superar el cansancio y la angustia que experimenta, a causa del
esfuerzo y de soportar la presión que ha vivido en las últimas semanas.
Jesús -el Verbo de Dios hecho hombre- ha estado al lado de esta familia a
través de muchas personas de la comunidad cristiana, pues con su oración
y apoyo económico se han hecho presentes en la vida de Mario y de su
familia.

La delicadeza de Jesús por ellos se ha mostrado en el interés de la
comunidad: han contado con el apoyo y cercanía de un compañero
sacerdote que lo ha ungido y le ha llevado la comunión eucarística.
Dios se ha hecho presente con su ternura en las personas que no dejan de
preguntar por él, que mandan mensajes de aliento y esperanza, a lo que
se suman gestos de solidaridad a través de colectas.

Todo esto es la gran señal de la presencia de Jesús, el Hijo del Dios vivo que no retuvo para sí la condición superior, sino que se despojó, se agachó, y se hizo pequeño para soportar nuestras dolencias y humillaciones (cfr. Fil 2,5-8).
En estos días de tanto dolor y sufrimiento y ante la pregunta ¿dónde está Dios? La respuesta es:

Tenemos un Dios- con nosotros, que nos acompaña en todo momento y que a través de tanta gente nos abraza, nos consuela,nos da amor.

Concluyo actualizando la bienaventuranza de Jesús del Evangelio de San
Mateo en el capítulo 25:

Vengan benditos de mi Padre, porque tengo hambre y me están dando de comer, estoy sediento y me están dando de beber, estoy desnudo y me están vistiendo, soy forastero y migrante y me están hospedando, estoy enfermo y me están auxiliando, estoy en la cárcel y me están visitando. Estoy enfermo de Covid 19 y se han compadecido, han hecho oración por mí y me han dado ayuda y calidez. Amén.