I. LA LLAMADA DE DIOS