II. GRANDEZA Y BELLEZA DE JESUCRISTO