IV. EL CAMINO DEL DISCÍPULO