VIII. SUFRIMIENTO Y DESPOJAMIENTO