fbpx

ARCHIVOS

Realizar búsquedas por mes o categoría:

ARCHIVOS

CATEGORÍAS

MEDITACIÓN DEL DOMINGO DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

Dios se ha ido revelando poco a poco. San Pablo nos dice que “desde la creación del mundo y mediante las cosas creadas, se pueden percibir las cualidades invisibles de Dios, su poder infinito y su divinidad”(Rom 1, 20). Desde esta convicción va a reprochar, siguiendo al autor del libro de la Sabiduría(Sab 13, 1-5), a quienes habiendo conocido a Dios en la naturaleza, adoraron antes a la creatura que a Dios, “cambiando la gloria del Dios inmortal por imágenes de un hombre mortal, de aves, cuadrúpedos y reptiles”(Rom 1, 23)

Read More

MEDITACIÓN DE PENTECOSTÉS

“Dentro de poco dejarán de verme; pero, dentro de otro poco volverán a verme”(Jn 16, 16).Podemos decir que se trata de dos momentos de un mismo acontecimiento, que es la plenitud de la misión de Jesús que se cumple con el don del Espíritu Santo. En la Ascensión se aprecia mejor la ausencia de Jesús y en Pentecostés, la presencia. Los seres humanos comprendemos mejor diferenciando: -no me verán, me volverán a ver-, pero se trata de las dos caras de la misma moneda, la presencia de Cristo resucitado en el mundo. El Espíritu Santo es la radicalidad de la vida divina en medio de nosotros. Dios no coincide con nada sobre la tierra, siempre será algo más, lo Totalmente otro.

Read More

MEDITACIÓN DEL DOMINGO DE LA ASCENSIÓN DEL SEÑOR

Celebramos en este domingo la solemnidad de la Ascensión del Señor, que es otro momento de la Pascua de Cristo. Aprovechando el ritmo histórico que le imprime san Lucas a la celebración de la Pascua, en el trasfondo de algunas fiestas judías, pasa al crisBanismo toda la preparación requerida para la fiesta de Pentecostés, a través de la Ascensión, que fueron una sola fiesta en un principio. Mateo y Marcos no hablan con precisión del Bempo transcurrido entre la resurrección y la Ascensión, pero la asocian más a las primeras apariciones. San Juan sólo habla de Pentecostés y lo sitúa el mismo día de la resurrección: “Después de decir esto sopló sobre ellos y les dijo: ´Reciban al Espíritu Santo”(Jn 20, 22). San Lucas lo describe así, seguramente, para hacer un paralelismo entre la misión de Jesús y la de la Iglesia. Así como Jesús permaneció cuarenta días en el desierto en ayuno y oración para luego ser ungido por el Espíritu Santo y comenzar su ministerio, podemos pensar que así también la Iglesia se preparó durante cuarenta días para ser enviada a realizar la misma misión de Jesús…

Read More

MEDITACIÓN DEL DOMINGO VI DE PASCUA

En la última cena Jesús habla de los intereses más profundos del corazón humano, como lo es el deseo de comunión y fraternidad. Esto tiene que ver con permanecer, pertenecer, amor fiel. La época moderna tiene dificultades para construir comunidad porque se le dificulta la perseverancia, la fidelidad, pone su confianza fácilmente en lo pasajero. Se dice que vivimos la “cultura del fragmento”, donde el momento fugaz se absolutiza sin importar lo que se construya o lo que se comprometa a largo plazo, lo que importa es lo inmediato.

Read More

MEDITACIÓN DEL DOMINGO IV DE PASCUA

La pascua ilumina toda nuestra vida de fe. El domingo pasado admirábamos la dimensión misionera desde la salida de Jesús a buscar a sus ovejas, “ que se le habían “dispersado el día de tempestad y de tinieblas”(Ez 34, 12) que había significado para sus discípulos la crucifixión. Lo hacíamos en el acompañamiento que hizo a sus discípulos desde la muerte de su esperanza hasta el testimonio de la resurrección. El modelo es Jesucristo que sale al encuentro, que enfrenta los reclamos contra los absurdos de la vida y la supuesta indiferencia de Dios que no aparece por ningún rumbo. De ahí procede la alegría misionera de los discípulos, capaz de renunciar a vivir su vida en clave de “día que anochece” y permitir el amanecer del nuevo día en Cristo resucitado(Lc 1, 78-79).

Read More

MEDITACIÓN DEL DOMINGO III DE PASCUA

Continuamos profundizando en el misterio de la resurrección, ahora contado por san Lucas que al igual que Juan habla, de este, como un proceso discipular. No simplemente lo constatan, sino que hablan de la necesidad de un proceso para caer en la cuenta. La resurrección es un hecho, pero, también, un acontecimiento donde el movimiento mismo hacia la luz pascual es ya resurrección. Tal vez sea Lucas el mejor narrador del proceso interior vivido por los discípulos para llegar a reconocer a Cristo vivo. También, será Lucas el que asocie más explícitamente la resurrección a la misión, de tal modo que necesitó todo un libro para narrar la misión suscitada por el Resucitado. La fe es la única que nos puede adentrar en el misterio de la resurrección. Al mismo tiempo, la resurrección nos revela el poder de la fe. En el pasaje de los discípulos de Emaús podemos reconocer la pedagogía misionera de Jesús. Conociendo a san Lucas, podemos decir que Jesús sale en busca de lo perdido, es como el Buen Pastor que sale a buscar a la oveja descarriada o el padre misericordioso que busca con su amor al hijo pródigo. Aunque los discípulos se sentirán agraviados por el camino de la cruz elegido por Jesús, sin embargo son ellos los que traicionaron su amistad y huyeron. No obstante, fiel a su enseñanza de buscar lo perdido, Jesús sale su encuentro.

Read More

MEDITACIÓN DEL DOMINGO II DE PASCUA

El texto del evangelio, que meditamos, nos recuerda que estamos en el mismo día de la resurrección: “Al anochecer del día de la resurrección”(Jn 20, 19) y, a la vez, el ritmo semanal de la pascua: “Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada”(Jn 20, 26). La octava de Pascua es como un solo día, donde se celebra con todo el gozo que vivieron los primeros testigos de la resurrección, el encuentro con Cristo Vivo. Hemos dicho que la resurrección es el contenido de la fe, y la resurrección es el estilo de actuar de Dios, un siempre ir más allá de las astucias humanas. Si el domingo pasado contemplábamos a un testigo mudo, como lo es el sepulcro vacío, muy elocuente para el que quiere creer, pero insignificante para el que no; además escuchábamos el testimonio del ángel a las mujeres: “No está aquí, ha resucitado tal como lo había anunciado”(Mt 28, 6); ahora, Jesús mismo nos muestra signos muy elocuentes de que está vivo.

Read More

MEDITACIÓN DE PASCUA

Celebramos hoy la originalidad de la obra de Dios manifestada en la resurrección de Jesucristo. A nadie se le había ocurrido escribir una historia en base a la resurrección, o si se había hablado había quedado sólo en una mera historia. Desde un principio se le quiso descalificar como invención humana(Mt 28, 12-14), pero poco a poco se fue reconociendo que algo radicalmente nuevo estaba sucediendo, como lo insinuó Gamaliel al sanedrín que perseguía a los apóstoles: “Yo ahora les digo: despreocúpense de estos hombres y dejen que se vayan, porque si las intenciones o la obra de ellos viene de los hombres, se destruirá; pero si es algo que viene de Dios no podrán destruirlos, y ustedes aparecerán como gente que lucha contra Dios”(Hech 5, 36-39). De pronto el anuncio de la resurrección comenzó a liberar energías insospechadas del corazón humano, con mucha más fuerza que otras visiones existentes. Tan sólo pensar que empezó a permear los sistemas religiosos, culturales y políticos, dominantes de su tiempo, debería bastar para reconocerle un origen más que humano. Cómo atribuir la paternidad de la cultura cristiana, con todo lo que llegó a significar, a un grupo de galileos procedentes del mundo obrero, incluido Jesús. Es cierto que el espíritu humano estaba en crisis, perdido en filosofías y religiones, pero la luz que brilló en Galilea en la década de los treintas, del primer siglo, era más que natural. ¿Cómo apareció en el corazón de aquellos humildes obreros los ideales más nobles de todos los tiempos y, sobre todo, la fuerza para luchar por ellos? Sólo Dios ha hecho grandes maravillas con los humildes de la tierra(Lc 1, 46-55). El testimonio de la resurrección tiene todo el sello de Dios que elige lo que no cuenta.

Read More

MEDITACIÓN SOBRE LA MATERNIDAD DE MARÍA Y LA PERENNE NOVEDAD DE JESUCRISTO

Continuamos en el tiempo de Navidad, más aún, en la octava de Navidad, que es en el mismo día del nacimiento del Hijo de Dios. La celebración de María como Madre de Dios no nos distrae de Jesucristo, sino que nos ayuda a comprender más la humanidad y divinidad del que nos ha nacido. Si Jesús no tuviera una mamá, una familia(como hemos celebrado estos días), no sería verdaderamente hombre. Entonces el llamado a amar como él lo ha hecho, al punto de dar la vida por nosotros, no tendría la misma fuerza(Jn 13, 34), porque se habría reservado algunos privilegios divinos. Sin embargo, la carta a los gálatas que escuchamos hoy pone a Jesús al mismo nivel de toda la humanidad: “nacido bajo la ley, para rescatar a los que estábamos bajo la ley…”(Gal 4, 4-5). La carta a los hebreos que presenta a Jesús como “el resplandor glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es y el que sostiene todas las cosas con su palabra poderosa”(Heb 1, 3), nos dice: “Así como los hijos de una familia son de la misma carne y sangre, así también Jesús fue de carne y sangre humanas…”(Heb 2, 14).

Read More

MEDITACIÓN DE NAVIDAD

La Navidad nos anuncia la fraternidad universal. De alguna manera somos hermanados por un deseo común: el estar junto a los seres queridos, amigos o hermanos en la fe. Unos la viven más religiosamente, otros menos. Todos pueden celebrar esta fiesta, unos más desde el hombre y otros más desde el proyecto de Dios o, tal vez, sea mejor dicho, algunos celebrando más al hombre desde el proyecto de Dios y, otros celebrando más a Dios desde el proyecto del hombre. El gozo de los encuentros que vivimos nos anuncian que la experiencia comunitaria y de familia es algo vital para todo ser humano. La Navidad nos pone por el camino del encuentro. Pero sabemos que aunque nuestras reuniones manifiestan una gran necesidad de comunicación y cercanía, el camino para construir la gran convivencia de la paz es muy largo todavía. No hay duda de que nuestras celebraciones de navidad son sinceras y cálidas, pero hay, todavía, muchos que se quedan fuera del calor fraterno, por diversas razones: políticas, económicas, raciales, religiosas, geográficas, culturales, psicológicas, etc.

Read More
Menu